viernes, 11 de marzo de 2016

Un viernes cualquiera

Sin duda los viernes son un gran día. Venimos al colegio con ganas de contar nuestros planes de fin de semana. Incluso muchas veces hay planes comunes.
¿Cómo organizar un viernes después de una semana de mucho esfuerzo y trabajo? Nosotros lo tenemos claro.
Comenzamos la mañana charlando sobre nuestros planes. Enseguida pasamos a presentar los trabajos que hemos querido hacer en casa. Estas semanas andamos trabajando la localidad y por supuesto continuamos con El Quijote. Los trabajos expuestos son muy interesantes y enriquecedores, tras explicarlos los exponemos para que todo el mundo pueda verlos.

Luego pasamos a abrir la biblioteca. Todas las mañanas la biblioteca se abre para que puedan devolver el libro que se han llevado a casa y puedan
coger otro. Primero les explican a los compañeros de qué trata y si les ha gustado o no. Luego lo grabamos en el ordenador.

Acabamos de recibir la constestación a nuestras cartas, nos mensajeamos con un colegio de USA.
La emoción al recibir el sobre es muy grande y nos encanta leerlas y contestar.

Mientras tanto aprovechamos los viernes a terminar aquellas tareas que han quedado pendientes durante la semana. Alguno aún no había terminado el regalo del padre

Otros no tuvieron tiempo suficiente ayer en plástica para terminar el dibujo con acuarelas del Quijote
 En estos menesteres pasamos la mañana. A lo tonto a lo tonto ¡llegó el recreo!
A la vuelta nos disponemos a recoger y a prepararnos para nuestro rincón de sentimientos.
La primera ronda es para analizar cómo se encuentran los líos que hemos tenido durante la semana.

Luego abrimos el buzón de quejas, sugerencias, dudas e ideas... Y analizamos lo que ahí allí. Pueden quejarse de algún profe, solicitar más excursiones, pedir algo... Pero siempre con respeto y procurando encontrar una solución. Pueden ser anónimos o pueden poner el nombre.
Después pasamos a la parte que más nos gusta. La pipa de La Paz.

Aquí hablamos de las cosas que nos molestan, que no nos gustan, que queremos cambiar, o nos encantan... Cara a cara y mirándonos a los ojos.

Luego llega el momento del cartero ¡nos encanta!
Durante la semana escriben en casa o en clase, cartas a los compañeros, se echan al buzón y el viernes los encargados (carteros) las reparten. Podemos contestar, escribir a otros o incluso leer  aquellas que más nos gusten.

 Y cuando nos queremos dar cuenta .... ¡A COMER!
Comemos y recreo. ¡Hasta las 14:00! Volvemos a clase, la mitad va a CMI con Silvia, allí trabajan en inglés los conceptos ya aprendidos en español. Ahora andan pensando cómo hacer paisajes... Por supuesto solo se puede hablar en inglés.
La otra mitad se queda en clase. Tenemos a medias la creación de un libro gigante del Quijote. Hemos leído y resumido el Quijote (adaptaciones para niños) las he pasado a ordenador para que puedan copiarlas con más claridad en sus hojas gigantes. Este trabajo se hace por parejas. En cuanto lo tengamos todo encuadernaremos el libro, no nos queda nada.


Y llegó la hora de inglés.


¡Las 15:40, AL RECREO!

Y después del recreo, como dice nuestro presentador ¡qué tiemblen las barrigas!!!

Llega la hora del espectáculo. Hora de actuaciones: bailes, teatros, monólogos, chistes... ¡Espectacular!! 
Puede parecer que este día ha sido académicamente poco fructífero, pero no es dejéis engañar. Han leído y escrito muchísimo, la competencia lectora ha sido la protagonista, hemos trabajado: la tutoría, el trabajo de las emociones, la oratoria, la creación, el llegar a acuerdos, la autogestión, la responsabilidad, el orden, el arte...

Si esto pasa los viernes, no os podéis perder lo que hacemos los lunes...