Empezamos a jugar

La semana pasada inauguramos en el colegio el proyecto global ”La fábrica de juego"  jugando todos juntos en el patio. 
En segundo de primaria hemos empezado a darle vueltas a eso de jugar y hemos descubierto que el juego está en todo. Nuestra primera aportación surgió un poco por casualidad, cómo surgen la mayoría de las grandes ideas que tenemos. En principio queríamos adornar la puerta de clase con un cohete, o un planeta o un astronauta. Estamos trabajando el sistema solar y nos parecía una gran idea ambientar la entrada a clase. Pensamos usar papel continuo, pero al final vimos que teníamos guardados unos cartones grandes y decidimos darles uso.
¿Qué hacemos?... Buscamos dibujos en internet que nos dieran ideas y encontramos un astronauta muy majo. Como el año pasado ya habíamos usado el cañón de la pizarra para los nombres medievales (ver proyecto medieval) enseguida pensamos que era el momento de repetir la técnica.


Hicimos la silueta con cuidado y esmero. Lo bueno de estas grandes ideas es que uno solo no puede llevarlas a cabo, necesita de los demás. 

Estas tres amigas tan voluntariosas y dispuestas enseguida se dieron cuenta que pintar con ceras ese cartón tan grande iba a ser una gran tarea. Solución: pedir ayuda.
Y en mitad de este jaleo es cuando llegó la gran idea. Hagamos un astronauta sin cara para poner la nuestra y hacernos fotos graciosas. Dicho y hecho. En cuanto terminamos bajamos al auditorio a jugar un rato con él. Cuando metes la cara en el agujero te entra la risa y eso es ¡muy divertido!
Jugamos a poner cara de emociones, de aventuras, de asombro, de descubridores de planetas... Aquí va una muestra...

Y así empezamos a jugar el martes. Cada vez que entraba un profe en clase le pedíamos que se hiciera una foto. 


Pero ahí no hemos parado, hemos paseado nuestro astronauta por el colegio, por el patio... Pidiendo a la gente que se pusiera y ¿sabéis qué? Hemos descubierto que es mágico. Los mayores, aunque sean profesores, o madres, o padres u abuelas, se vuelven un poco niños y durante un rato se ríen de verdad, pero de verdad de la buena.








Entradas populares

Granja