Periodo de adaptación

Todos los inicios tienen un tiempo de adaptación. La vuelta de las vacaciones requiere un tiempo de reflexión y tranquilidad, tanto para las alumnas y alumnos como para las maestras. Lo consideramos  una inversión en tiempo que posteriormente se notará en los procesos de aprendizaje.

Hemos terminado la primera semana completa de curso. Estos primeros momentos son decisivos en la futura organización emocional de la clase. Durante estos 9 días hemos sentado las bases de nuestra nueva etapa.

Hemos tenido que conocernos y hacer un gran esfuerzo en recuperar los nuevos hábitos (rutinas, horarios) que en verano cambian.


Los antiguos compañeros se han reencontrado y los nuevos comienzan a buscar su espacio y a crear vínculos. 

El apego es fundamental en esta etapa, es por esto que estas primeras semanas trababajamos juntos como nos sentimos, que espectativas tenemos y como nos gustaría que fuera nuestra nueva clase de 2º de Primaria.

El primer paso es poner nombre a las caras nuevas. Este año hemos decidido hacerlo diseñando nuestras propias camisetas con sus nombres. Para poder hacer esto hemos tenido que trabajar en equipo (ayudarnos a pintar las camisetas, se arrugaban y era difícil pintar en ellas si alguien no las sujetaba), recordar que teníamos que traer una camiseta a clase (responsabilidad), enseñar nuestro diseño y valorar el propio y el de los demás (autoestima), conocer el espacio y donde están los materiales (los buscan, autonomía)

Para el profesor es un momento perfecto para observar como se van produciendo las relaciones, siempre permitiendo la movilidad por el aula y el ritmo de cada uno.

Al no tener pinturas para todos han tenido que esperar (paciencia). Solo facilitábamos 5 cajas de rotuladores de tela.

El resultado ha sido increíble. La actividad ha permitido relajarnos, confiar en los demás, conocerlos y además tener una camiseta única y personalizada.


Mientras realizamos esta actividad hay otra en marcha, confeccionar nuestros estuches. Son unos sacos de tela cosidos por ellos. Usamos telas que los padres traen a clase, suelen ser sabanas viejas, cortinas, manteles... La maestra prepara las bolsa cortando e hilvanando la tela, siempre hay niñas o niños que quieren ayudar a hacer esta tarea. Luego se les proporciona hilo y aguja y comienzan a coser. Los que estuvieron el año pasado ya saben hacerlo con mucha soltura, los nuevos aún no, así que los compañeros enseñan y ayudan a los demás. El resultado ¡todos tienen una bolsa! Y se han conocido. El objetivo: favorece la grafomotricidad fina, la orientación, la coordinación, la autoestima, el esfuerzo... Es una actividad muy completa. La experiencia nos demuestra que estos estuches serán infinitamente más valorados que los comprados en septiembre.


La tercera actividad que se ofrece es la confección de un mantel propio para poder usar a lo largo del curso. Se ofrecen cartulinas, ceras, rotuladores, pinturas... Y cualquier cosa que ellos propongan que quieren usar (y que tengamos en clase claro), se realizan los diseños y posteriormente se plastifican.
Estos manteles permiten cuidar las mesas, no se mancharán.

Aparentemente para alguien poco vinculado a este tipo de propuestas el aula y la actividad puede parecer un caos, cada uno haciendo algo diferente, moviéndose libremente, charlando, pidiendo ayuda, parte del material en el suelo para que puedan acceder fácilmente a él... La realidad es una ambiente relajado, fresco, feliz, equilibrado y motivado. Es sorpréndete ver como cuando hay que recoger lo hacen con una maestría, alegría y eficacia impresionante, como se enfrentan a la nueva actividad atentos y dispuestos. Como Consideran el espacio, el grupo, a la maestra... Todo lo que está ahí, como algo que les pertenece y a lo que pertenecen.
Mientras realizan estas actividades preguntan como se escriben las cosas, lo escribimos en la pizarra, lo corregimos, analizamos las frases y las palabras, sus sílabas... Contamos y recontamos  el material, sumamos lo que tenemos y lo que nos falta. Curioseamos en internet sobre el origen de los materiales que usamos... Estamos trabajando lengua, matemáticas, naturales y sociales. De una manera integrada, motivadora e inconsciente, y lo que es más importante a través de la experiencia y la vivencia. Estos aprendizajes son de gran calidad y difíciles de olvidar.











Entradas populares

Granja